Salir por piernas

En los últimos meses, me he dedicado a preguntar a algunos latinoamericanos que viven en nuestro país qué les trajo aquí. No es fácil tomar la decisión de dejarlo todo y venirse con lo puesto. Hace unos días, un conocido me espaciaba cómo a principios de este siglo cientos de miles de personas abandonaron su país (me he molestado en buscar las estadísticas, pero no son demasiado fiables, como las cifras de las manifestaciones…).

La conclusión a la que llego casi siempre es que muchos de esos países se encuentran en permanente crisis: economías desastrosas, inestabilidad y corrupción política, inseguridad jurídica, desigualdades e injusticias sociales, cuando no violencia y conflictos diversos.

En mis conversaciones con ellos, un elemento en común: la sensación que tuvieron al llegar de que España era un país muy rico, con una economía pujante y unos niveles de bienestar desconocidos para ellos. El ritmo de gasto y de consumo, las comodidades, los coches, las casas, las facilidades para hacer negocios…

También destacan que les llamó la atención la universalidad de las prestaciones sociales del Estado, como la sanidad. Uno de ellos me explicaba que en su país se vio obligado a pedir un crédito para poder pagarse la atención médica por la rotura de un hueso de la mano, pues con su sueldo apenas alcanzaba la décima parte de la factura… Sin embargo, años después, ya en España, al acudir a un hospital para tratarse una lesión similar, no tuvo que abonar nada, ni por la atención en el hospital ni por una sofisticada rehabilitación.

¡Qué bien acostumbrados estamos!

Anuncios

  1. pater familias

    ¡Qué habilidad tienes para iniciar debates!

    Es un tema complicado y en el que es fácil caer en la demagogia, pero también es verdad que la gente se está empezando a hartar. Buena prueba de ello es que antes, como recordarás, cuando alguien hablaba de este tema siempre empezaba con un “No soy racista, pero …”. Ahora, en cambio, todo el mundo empieza con un “Me da igual si soy racista o no, pero lo que no puede ser es …”

    Hay infinidad de situaciones injustas (para los nativos, o sea, nosotros) creadas a partir de la descontrolada inmigración que hemos sufrido, pero injusto resultaría también citar sólo alguna de ellas. Como en casi todo, habría que analizar caso por caso, aunque me juego todo a una carta a que son innumerables los casos de abusos de las llamadas prestaciones sociales.

    Lo dejo aquí porque me estoy alargando y me está quedando muy progresista y sostenible.

    Me gusta

    • txusvila

      Todos conocemos a personas que se han visto obligadas a dejar su país. Mi experiencia es que, tanto en este tema como en otros, conocer casos concretos, identificables con un nombre y un rostro, nos permiten comprender mejor el fenómeno. Por esta misma razón, no es lo mismo despedir a un trabajador al que conocemos que impulsar un ERE.

      ¿Por qué se han venido millones de personas a España? Si uno pregunta se prepara para entender. Gracias por el comentario.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s