Ahora, a por las autonomías

Hace meses que se aprovecha la coyuntura económica para poner en tela de juicio el modelo autonómico. Sencillamente, van a por él. No les falta razón al plantear que en España existe un problema, es evidente. Lo que no está tan claro es que acierten en el diagnóstico, ni en un lado ni en el otro. Aquí hay para todos (y disculpad el caos):

1.-El modelo puede ser bueno si realmente confiere autonomía y se adelgaza la administración que delega sus competencias en otras más cercanas al ciudadano. Si han de ser “estaditos”, mal, no se pueden duplicar administraciones, hay que plantearse si el que debe reducir su volumen es el estado.

2.-No creo que la fórmula del café para todos sea tan mala como quieren hacernos entender desde algunos ámbitos nacionalistas. Que cada uno haga con su café lo que quiera y responda ante sus ciudadanos.

3.-Si una autonomía quiere tener tele, que se la pague. Si no se la puede pagar, que no la monte. Tal vez deberíamos examinar lo que da y recibe cada uno y exigir responsabilidades a las comunidades receptoras del uso de los fondos. Si uno no tiene un duro, no se compra un Ferrari ni puede exigir al vecino que se lo pague, que es lo que está sucediendo. Ya está bien. Algunas autonomías mantienen a otras y las que pagan están hartas, hasta el punto de poner en cuestión –y no les falta razón– la solidaridad interterritorial.

4.-El modelo es nefasto si la autonomía se emplea para preparar el camino hacia la secesión, tal como ha sucedido, por ejemplo, en Catalunya. Hablemos sin tapujos: con las competencias de educación transferidas (por tanto, los programas escolares), una corporación de medios de comunicación con un enfoque netamente nacionalista, el incumplimiento reiterado de las leyes y unos partidos políticos no nacionalistas acomplejados, en apenas treinta años han cambiado la sociedad (y algún día hablaremos del tema), del mismo modo que los gobiernos socialistas lo han hecho en otros ámbitos (también hablaremos). Ahora, muchos catalanes piensan que somos una nación, España un estado, que las lenguas y los territorios son sujetos de derechos… En definitiva, todos cortados por el mismo patrón (y no digo que antes no lo estuviéramos en sentido contrario).

5.-No creo que España sea consciente del problema que tiene en Catalunya y, como consecuencia, de cómo intentar solucionarlo. Como botón de muestra, el numerito que montaron Maragall y ZP con el estatuto, el referéndum, el recurso… La “desafección” a la que se refería Montilla se palpa en la calle. Ya está bien de dar caña de modo indiscriminado desde fuera de Catalunya, sin objetividad de ningún tipo. Así sólo se da munición a los nacionalistas y se complica la vida a los que no lo somos y vivimos aquí. Para que quede claro: se habla en castellano y no pasa nada, siempre que no sea en ámbitos oficiales. Hay un problema, como lo hubo en la época de Franco, pero no estamos al borde de la guerra civil.

6.-El problema no son las autonomías o no, sino la sociedad española y catalana, que traga con todo y tiene los políticos que se merecen. Todos calladitos, manipuladitos, atontaditos… Nada, que con cuatro duros en el bolsillo, los programas educativos y la tele, nos hemos convertido en marionetas.

Podría continuar horas y horas, pero creo que, como desahogo, ya es suficiente. Perdonadme, pero me pone de los nervios leer y escuchar determinadas cosas…

Anuncios

  1. pater familias

    Y mientras tanto, las ilegales consultas soberanistas (¿las llaman así?) con sus ridículos resultados. Intentan engañarnos diciendo que votemos, aunque nuestro voto sea No, que votemos, otorgándole así una legitimidad de la que carecen.

    Ayer, en Terrassa, se dieron éstos:

    Votos: 20.168 (11,4% del censo)
    Sí 18.195 (90,45%)
    No (1.430 (7,13%)

    Según el INE Terrassa tiene una población de 212.724 personas (desconozco cuántas personas podían votar)

    Imagino que se agarrarán a ese 90,45% del Sí.

    Me gusta

    • Txus Vila

      Añado a tu comentario la rigurosidad del proceso, la apariencia de seriedad, el interés que demostraba la gente por votar… Cualquiera que haya visto la “mesa electoral” que se montó en Terrassa comprenderá lo que digo.

      Me gusta

  2. Anónimo

    conec a molta gent independentista que aquell dia estava estudiant a la biblioteca, fins i tot , alguns desconeixien un “referèndum” com aquest.
    De debò us penseu q el 90% que queda votaria en contra?? jajaja
    l’autèntic referèndum el vem tenir fa unes setmanes i va guanyar el nacionalisme/independentisme.

    Me gusta

  3. pater familias

    Ostres!!, desconeixia aquesta demoledora dada. De debò que no sabia que molta gent independentista que tu coneixes estaven aquell dia estudiant a la biblioteca. Ho arribo a saber i no publico el meu comentari … 😉

    Me gusta

  4. Anónimo

    només parlava d’alguns casos en concret que conec jo.
    No és lo mateix Arenys de Munt en aquells moments que ara a Terrassa on la gent està molt cansada i molt poc motivada.
    entenc la teva posició pq entenc q sou una minoria al parlament català i cada vegada sereu menys x molt q el pp intenti senyalar uns quants immigrants x conseguir vots. 😉

    Me gusta

  5. pater familias

    De quins inmigrants parles? D’aquells que, encara que no estiguin regularitzats poden votar a les vostres consultes juntament amb els menors de 16 anys?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s