Meterse en política o el arte de perder el tiempo

Es el resumen de la conversación que mantuve con un amigo que ha decidido, después de un año, abandonar las juventudes de una formación política en la que se había integrado. Desilusionado, me comentaba que ninguno de los temas que se trataban le había parecido importante.Lo más lamentable es el modo de atraer a los jóvenes, jugando con los aspectos más básicos de la persona. Si se trata de formar a gente para que en unos años formen parte de la ética dirigente, no es de extrañar el nivel lamentable de la clase política.

Lo siento por algún amigo que se dedica al tema, excepción que confirma la regla, pero la media es horrorosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s