Darse sin esperar nada más que una sonrisa cambio

Una sonrisa sincera, abierta, acompañada de una mirada limpia. Sin duda, es la mejor recompensa que puede recibir una persona en esta vida.

Ayer tuve la oportunidad de ver la fotografía de la celebración que organizaron un grupo de profesores en un colegio. Aparecían los chavales disfrazados de frutas y verduras, estaba muy bien. Me llamó la atención un detalle: todos los profesores sonreían.

El colegio es un poco distinto a lo que estamos acostumbrados a ver: sus alumnos son discapacitados. A uno no le funciona una cosa, a otro otra… Todos tienen su “problema”. Cada uno a su manera. Y los profesores, sin embargo, con esos niños, aparecen felices en la fotografía. Me gustaría conocerlos, seguro que, a pesar de realizar un trabajo oculto, son felices, mucho más felices que la mayoría de los que consideramos personajes que han alcanzado el éxito.

Arrancar de uno de estos niños una sonrisa sincera (no saben sonreír de otra forma), una mirada limpia, es la mejor recompensa que puede recibir una persona. Seguro.

Anuncios

  1. forofo

    y yo que trabajo en uno de estos centros te diré que es mucho más lo que recibimos de estos chavales los profesionales que lo que nosotros les damos a ellos; siento que debería pagar en vez de cobrar, por el trabajo que tengo. ¡me dan tanto, esos tipos!
    (y pensar que hay gente que los mata…)

    Me gusta

  2. Pingback: Todas las vidas valen siempre la pena » ir por libre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s