FMI: Camdessus y sus sucesores

El 23 de mayo publicaba El País un artículo en el que se citaban los escándalos o problemas que los recientes directores-gerentes del FMI han sufrido. Las desgracias apuntan en primer lugar al alemán Horst Köhler, pasando por Rodrigo Rato, Dominique Strauss-Khan y Christine Lagarde.

El articulista se pregunta si después de tanto lío nadie echará en falta “al octogenario Camdessus” y de él quiero hablar. Michel Camdessus fue director-gerente del FMI entre 1997 y 2000 y se enfrentó a no pocos problemas, como la crisis financiera del sudeste asiático, cuya gestión fue criticada por determinados sectores.

Camdessus, tras dejar un cargo con rango de jefe de estado, se retiró a otro tipo de actividades, como su dedicación al Consejo Pontificio de Justicia y Paz, elegido por Juan Pablo II.

Conferenciante brillante y reclamado, Michel Camdessus es la persona más importante a la que he entrevistado. Entiéndase por importante no un jugador de fútbol o una estrella del pop, si no una persona con la cabeza bien amueblada que tuvo que tomar decisiones importantes, que afectaron a millones de personas.

La entrevista la mantuvimos hace unos años y fue deliciosa. Ya mayor, un malentendido provocó cierta confusión sobre el compromiso de nuestro encuentro, pero con un señorío y una educación impecable se puso a mi disposición para someterse a mis preguntas.

Habló de humanizar la globalización, de principios, y afirmó algo parecido a esto: “He trabajado en 140 países y me he familiarizado con todas las doctrinas sociales vigentes en ellos, con todos sus matices, y puedo asegurar que he encontrado en la enseñanza social cristiana un prodigioso instrumento de afinamiento del juicio y de reflexión sobre las realidades mundiales, para que éstas se hagan precisamente más humanas”. No está mal.

Repito, es la mejor entrevista que he tenido la oportunidad de hacer. Tal vez por la altura moral del personaje y por la de sus sucesores, un medio como El País se atreva a echarlo en falta aun sin saber por qué. Yo sí lo sé: por su integridad moral.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s