Cataluña-España: ¿hay solución? (VI): la consulta

Fins que no sigui al sac i ben lligat, no diguis blat. Hasta que no esté en el saco y bien atado, no digas trigo, en castellano. Es un dicho popular catalán, muy usado, que apela a la prudencia antes de dar por hecho algo. Y me da la impresión de que con la consulta estamos hablando de trigo antes de tenerlo en el saco.

Sentido común –y me dirijo a España–, algo hay que hacer, el problema existe y no se puede ignorar. Efectivamente, no se puede poner puertas al campo y si hay una mayoría que reclama llevar a cabo una consulta, me parece que es legítimo llevara a cabo, pero… Hay muchos peros o muchas incógnitas que en el fragor del debate se “olvidan” casualmente.

Me parece inviable consultar nada en 2014. Es materialmente imposible realizar una consulta sobre algo que no se sabe cómo va a ser. Y ya están con las preguntas… Si deben ser así o asá o una o más de una…

Antes de consultar nada, deberíamos saber cómo sería Cataluña independiente. ¿Continuaremos en Europa? ¿Cómo se repartirán las cargas y las deudas entre España y Catalunya? ¿Qué modelo de estado? ¿Es lícito, partiendo de la situación actual –Cataluña ahora es España–, decidir una consulta con un 50’01% de los votos a favor? ¿…?

En mi opinión, aquí está uno de los puntos más débiles de los soberanistas. Están vendiendo una casa ya no sobre plano, es que ni siquiera hay planos pero sí mucha prisa que responde, en mi opinión, a la necesidad de mantener la hoguera independentista encendida. Se necesita mantener la tensión para conseguir forzar la celebración de la consulta y el tiempo provoca cansancio y pérdida de interés de la población, salvó en los sectores más extremos.

Cuando vamos a votar, disponemos de los programas electorales, que casi nadie lee, pero ahí están. Y ahora pretendemos decidir a toda velocidad sobre una cuestión tan seria como el futuro de Cataluña a ciegas. Se nos pide una fe que yo, por lo menos, no estoy dispuesto a conceder a ninguno, y lo repito, ninguno, de los partidos ni dirigentes políticos actuales.

Para consultar, las cartas sobre la mesa y boca arriba. Votar a ciegas es un suicidio. Hay gente dispuesta a que sus “hijos pasen hambre si es necesario con tal de que Catalunya sea independiente”. Pues mire, yo no. Y creo que mucha gente tampoco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s