Transplantes: “Cadena de vida”. Aborto: “¿Cadena de muerte?”

La Organización Nacional de Trasplantes (ONT) cumple 25 años, orgullosos de que España sea el país con más donantes del mundo. Se ha habla de récords: 1.600 donantes y 4.200 trasplantes anuales. Lo hemos leído, oído y visto en los medios de comunicación. Líderes mundiales desde hace 22 años. No está mal.

Hace unos días descargué de RNE el podcast del programa que dedicaron a esta cuestión, titulado “Cadena de vida” y lo escuché con interés. Desde qué en 1965 se realizara el primer trasplante con éxito en Barcelona, la técnica ha mejorado increíblemente y hoy día se realizan trasplantes renales, hepáticos, pulmonares…

La verdad es que el reportaje, jalonado de historias emotivas, abarca todo el proceso que la Ley de Trasplantes y la ONT contribuyeron a coordinar de modo eficaz desde 1989: desde el fallecimiento del donante hasta la recuperación del receptor de alguno de los órganos.

Con los años, el rango de posibles donantes se ha ampliado sensiblemente: en la actualidad, los órganos de un anciano pueden usarse como los de un joven, en función del órgano. Por esta razón, a pesar del descenso de las muertes en la carretera, por ejemplo, se encuentran donantes fallecidos por otras causas y de edades más avanzadas.

La organización es impecable y el modelo se ha exportado a otros países. Funciona por la elevada tasa de donaciones —en muchas ocasiones planteadas minutos después de la muerte del posible donante— y por la excelente coordinación del sistema.

Son numerosos los ejemplos e historias de donantes y trasplantados, que incluyen, por ejemplo, casos de deportistas de primer nivel que, tras recibir un órgano, son capaces de regresar a la elite.

La esperanza de vida de un trasplantado pasa de ser de días u horas a bastantes años, con los controles y las precauciones necesarias, como la medicación para evitar el rechazo (evitable si un hermano gemelo univitelino cede un riñón a su copia genética). Todo depende de una llamada: “Tenemos un riñón compatible para ti”. Y en 24 horas, listo. Un caso más.

“Cadena de vida”, titulan el documental. Espectacular. Lo que me llama la atención es la solidaridad de los donantes, la excelente organización, el prestigio internacional del sistema… E incluso el dinero que se ahorra con un trasplante de riñón, al evitar años de diálisis de un paciente…

Sin embargo, al hacer bandera de un sistema tan perfeccionado y avanzado caemos una vez más en la contradicción y en la incoherencia. ¿No podría un país excelente en el ámbito de los trasplantes convertirse en un número uno mundial en la protección de la vida? ¿No podría diseñarse e implantarse un sistema global de apoyo a las mujeres que necesiten ayuda en lugar  de abocarlas al aborto?

Talento existe. La población envejece y los españoles adoptamos fuera. Y mientras tanto, uno de cada cinco embarazos acaba en aborto. Argumentos existen: antropológicos, jurídicos, económicos… ¡Qué pena!

Anuncios

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s