Pequeñas historias anónimas

Estoy echando un pitillo en la entrada de urgencias de un hospital. Sí, uno de esos edificios llenos de gente que sufre y que ante los que muchos pasamos con indiferencia cuando estamos bien.

Aquí, en el hospital, he conocido a una señora mayor, Benita. No tiene familia. Vive sola, pero le ha tocado la lotería de contar con unos vecinos que se ocupan de ella. No sacan un duro por ayudarla, tampoco creo que la señora los tenga. Son su nueva familia.

Esta mañana, me explicaba la vecina, una de las hijas ha ido a visitar a Benita y la ha encontrado desorientada. La han acompañado al hospital y han pasado el día con ella. Cuando digo día, es todo el día. Acaba de marcharse a su casa. Allí, le darán una sopita para cenar y la acostarán. Y todo, for free.

Benita no tenía familia, pero sus vecinos la han acogido. ¡Qué lección! Suena a cuento navideño, pero es gente humilde que se ayuda y hoy ha sido Domingo de Pascua. Felicidades. Yo ya me he llevado esta pequeña historia, un regalo.

Anuncios

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s