Categoría: Política

3-O: Un paseo por mi Barcelona

Me da pereza escribir sobre lo que los independentistas denominan “proceso“. Estoy cansado y harto, también de la pasividad del Gobierno. Es como una indigestión que se alarga en el tiempo –desde 2012, creo recordar– y que no logro superar.

Hoy me he paseado por Barcelona. El transporte público está fuera de servicio salvo en las horas punta y, como Barcelona no es una ciudad grande, me he animado a ir a hacer una gestión andando. Además de sudar la camiseta, me ha permitido observar el ambiente de un día de “paro de país” impulsado por ya no sé quién –y me importa muy poco.

 

Se han cortado a primera hora de mañana los accesos a Barcelona, entre otras vías. El ferrocarril, indispensable para decenas de miles de personas, ha funcionado al 25% en hora punta. Es cierto que en Barcelona se nota un tráfico mucho menos denso de lo habitual. Y miles de personas, la mayoría jóvenes, cubiertos por la estelada a modo de capa, dirigiéndose a la Plaça Universitat.

Sugerencia: ya que presumimos de ser la capital del diseño, de la vanguardia, que alguien proponga una alternativa a la estelada. Es horrorosa, hortera, bananera. Si fuera indepe, me negaría a llevarla o a colgarla del balcón. En este punto, como en otros, los catalanes estamos anclados en el pasado.

Me he encontrado con un equipo de televisión en las Ramblas. Eran guiris. Y he dado en el clavo: ¡la BBC! Y como no solo Puigdemont y Romeva hablan inglés, hemos comentado la jugada. Les he visto señalando la incapacidad de diálogo del Gobierno. No me ha extrañado. Están en su línea.

En Plaça Catalunya, la manifa de la CGT ha empezado. Estos sí que viven en otro siglo, pero no está mal la cantidad de gente a la que han conseguido convocar. Los lemas os los podéis imaginar.

Y cientos de personas dirigiéndose a la Plaça Universitat. La mayoría, jóvenes con su estelada, la señera u otras banderas a la espalda. Los supermanes. Algunas personas, talluditas, daban la nota entre tanta juventud. A ver, que ya tenemos una edad y uno canta como una almeja en una manifa dominada por la juventud. Las canas se ven a kilómetros.

IMG_0017.JPG

La Apple Store, como decenas y decenas de comercios, abierta. Como usuario de Apple, me he acercado. Agunos manifestantes, con su capa, han aprovechado a Barcelona para probar el iPhone 8. Eso sí, el servicio técnico, de huelga. Para vender, adelante. Apple es Apple y le encanta ganar pasta.

Tres detalles más de mi paseo por Barcelona:

  • Por la Diagonal, una minimanifestación de unas cien personas han cortado los carriles en dirección norte, acompañados por un vehículo de la policía secreta que les abría paso en los cruces. El coche, un Ibiza negro. Ridículo. ¿Con qué derecho estos tíos cortan una calle y joroban a los ciudadanos que necesitan usar esta vía?
  • Los Mossos y la Guardia Urbana estaban patrullando y controlando lo que sucedía. Algunos urbanos tienen la suerte de circular con scooters BMW. ¡Qué lujo, alcaldesa! No he visto a ningún mosso llorando. Es importante: llorar y abrazarse a la gente a la que debes vigilar no es lo mejor que puede hacer un miembro de un cuerpo de seguridad.
  • A primera hora, la comisaría de la calle Balmes presentaba el siguiente aspecto: Algunos mossos en el exterior y los antidisturbios de la Policía Nacional encerrados tras la reja. A media mañana, la comisaría ha abierto y con los efectivos de la policía ya sin el equipo de defensa han permitido el acceso de quienes debían realizar algún trámite. Pero la imagen de la policía protegiendo a la policía da que pensar. Algo no funciona.

Qué martes más raro. Yo me he quedado sin poder hacer un trámite en la administración catalana porque mi ventanilla estaba cerrada. Precisamente la mía. En fin. Daños colaterales. El problema serio aparecerá cuando, después de haber lanzado a la calle a cientos de miles de personas, la solución al “problema catalán” no sea la independencia inmediata. Y creo que los impresentables que presiden los gobiernos de Madrid y Barcelona tendrán mucho trabajo para evitar que aparezca la violencia. Cuando enciendes la mecha de un cartucho de dinamita, corres el riesgo de que te explote en las manos.

Anuncios

¿Quién teme a Podemos? (2)

Di mi opinión hace un tiempo sobre el miedo que se apoderó de la izquierda ante la irrupción de Podemos. Fue entonces el líder del PSOE el que denunciaba la “pinza” del partido de Pablo Iglesias y el PP.

Evidentemente, continúo sosteniendo que Pedro Sánchez recurría entonces a la demagogia, lo que me planteo ahora es si esa denuncia ha tenido algún efecto o no.

Publica hoy el diario de cabecera de la izquierda una nueva encuesta. Demoledora. Me refiero a ella porque, descontando el cocinado y el sesgo ideológico, creo que sí apunta una tendencia que parece consolidarse. En pocas palabras: Podemos ganaría las generales, el PSOE ocuparía el segundo lugar y el PP caería, se desplomaría hasta el tercer lugar:

IMG_0003.JPG

En octubre, el mismo medio ya situaba al PSOE por delante del PP y Podemos ocupaba el tercer puesto.

La encuesta, realizada esta semana, refleja, supongo, el estado de cabreo generalizado con la aparición en escena de la Operación Púnica, que se suma este mes al escándalo de las tarjetas de Caja Madrid-Bankia y a la retahíla de casos de corrupción que afectan como un cáncer fulminante al PP.

Creo que todos estaremos de acuerdo en el efecto devastador de la corrupción en los partidos en un momento en el que la sensibilidad social está a flor de piel. Y lo que acaba de cabrear al personal es la reacción del presidente del PP y del Gobierno, que es la misma persona: Mariano Rajoy.

Lo dije entonces y lo mantengo. El sistema político español está podrido, necesitamos uno nuevo. Cuanto antes. Porque se mire a quien se mire, se mire a quién se mire, hay corrupción.

¿Quien teme a Podemos?

No es difícil responder a esta pregunta: basta ver las encuestas y escuchar a los líderes de lo que Pablo Iglesias denomina “la casta”. Ayer, el nuevo y flamante ZP destapó –hay que tener valor– la “pinza” que el PP y Podemos están tendiendo al PSOE: “Denuncio la gran coalición que se está produciendo entre los extremos, porque hay un partido que se frota las manos ante el auge del populismo en España”.

Sigue leyendo

¿Y si Rajoy y Mas hablan otra vez?

Ya sabemos que han hablado, en secreto o en público. Pero tienen que volver a hacerlo y cuanto antes, aunque únicamente sea para relajar el ambiente que se vive, por lo menos, en Catalunya. Sé que me meto en un jardín, pero ya es evidente que el Gobierno está y estaba hace un par de años cerrado a cualquier tipo de diálogo que propiciara un gesto tranquilizador sobre, por ejemplo, un posible pacto fiscal.

Evidentemente, Mas no ha facilitado las cosas y ha rozado la mala educación en alguna de sus actuaciones públicas con respecto al Gobierno (ruedas de prensa fuera de Moncloa, por ejemplo, etc.).

Sigue leyendo

Tórtolas turcas, turcos, culturas y lenguas

tortola comun

Tórtola común (la Nostra)

Esta mañana, una vez más, escuchaba el canto de las tórtolas. Abundan. Hace algo más de veinte años, sin embargo, también había tórtolas, pero eran distintas. Las de entonces eran las de toda la vida, las tórtolas comunes, una especie migratoria que hoy apenas se ve. Las tórtolas de esta mañana son tórtolas turcas, que, por lo menos en parte, ha desplazado a las comunes. Las tórtolas turcas no son las únicas que se han hecho sitio en nuestra tierra. El visión europeo también está en aprietos por la aparición e invasión del visón americano. O los cangrejos de río autóctonos, también confinados en algunos rincones por la aparición del cangrejo americano. Sigue leyendo